Busca con Google

martes, 14 de octubre de 2008

.: LO SEMEJANTE ATRAE A LO SEMEJANTE

.: LO SEMEJANTE ATRAE A LO SEMEJANTE

JOHN ASSARAFPara mí la forma más sencilla de contemplar la ley de la atracción es pensar que soy un imán, porque sé que un imán atrae las cosas hacia él.

¡Eres el imán más poderoso del Universo! Tienes un poder magnético en tu interior que es más fuerte que ninguna otra cosa de este mundo y este poder magnético insondable se emite a través de tus pensamientos...

BOB DOYLE
ESCRITOR Y ESPECIALISTA EN LA LEY DE LA ATRACCIÓN
Simplificando, la ley de la atracción dice que lo semejante atrae a lo semejante. Pero, en realidad, nos estamos refiriendo a un plano mental.

La ley de la atracción dice que lo semejante atrae a lo semejante, y así cuando tienes un pensamiento, también estas atrayendo pensamientos semejantes. Aquí tienes algunos ejemplos más de la ley de la atracción que puede que hayas experimentado en tu vida:

¿Has empezado a pensar alguna vez en algo que te disgustara y cuanto más pensabas en ello peor te parecía? Esto es porque cuando mantienes un pensamiento la ley de la atracción inmediatamente atrae a más pensamientos semejantes. En cuestión de minutos generas tantos pensamientos semejantes de infelicidad que la situación parece empeorar. Cuanto más piensas en ello, peor te sientes.

Puede que hayas experimentado lo que es atraer pensamientos semejantes al escuchar una canción y luego no poder sacártela de la mente. La canción seguía sonando en tu cabeza. Cuando la escuchabas, aunque no te dieras cuenta, le estabas prestando toda tu atención y enfocándote en ella. Al hacerlo, estabas atrayendo con fuerza más pensamientos semejantes a los de esa canción y la ley de
la atracción empezó a actuar aportando incesantemente pensamientos afines.

JOHN ASSARAF
Nuestra labor como seres humanos es mantener los pensamientos que queremos, tener totalmente claro en nuestra mente lo que queremos, y desde esa base empezar a invocar una de las grandes leyes del Universo: la ley de la atracción. Te conviertes en lo que más piensas, pero también atraes lo que más piensas.

Ahora tu vida es un reflejo de tus pensamientos anteriores. Eso incluye todas las cosas buenas y todas las que no lo son. Puesto que atraes lo que más piensas, es fácil comprobar qué pensamientos han dominado tu mente en todos los aspectos de tu vida, porque eso es lo que has experimentado. ¡Hasta ahora! Ahora estás aprendiendo El Secreto y con este conocimiento puedes cambiarlo todo.

BOB PROCTOR
Si lo ves en tu mente, lo tendrás en tu mano.

Cuando sabes lo que quieres y lo conviertes en tu principal pensamiento, lo atraes a tu vida.

MlKE DOOLEY
ESCRITOR Y ORADOR INTERNACIONAL
Y ese principio se puede resumir en una breve frase.

¡Los pensamientos se materializan en objetos!

Mediante esta poderosa ley, tus pensamientos se convierten en los objetos que hay en tu vida. ¡Tus pensamientos se materializan en objetos! Repite esto una y otra vez y deja que este pensamiento penetre en tu conciencia. ¡Tus pensamientos se materializan en objetos!

JOHN ASSARAF
Lo que la mayor parte de las personas no entienden es que un pensamiento tiene una frecuencia. Se puede medir un pensamiento. Por lo tanto, si piensas en algo repetidamente, si en tu mente imaginas que tienes un coche nuevo, que cuentas con el dinero que necesitas, que estás creando tu propia empresa, que encuentras a tu alma gemela... Si te estás imaginando cualquiera de estas cosas, estás emitiendo constantemente esa frecuencia.

DR. JOE VITALE
Los pensamientos envían una señal magnética que está atrayendo hacia ti una señal paralela.

«El pensamiento o actitud mental predominante son el imán, y la ley es que lo semejante atrae a lo semejante, por consiguiente, la actitud mental atraerá invariablemente aquellas condiciones que se correspondan a su naturaleza.»
Charles Haanel (1866-1949)

Los pensamientos son magnéticos y tienen una frecuencia. Cuando piensas, esos pensamientos son enviaros al Universo y atraen magnéticamente todas las cosas semejantes que están en la misma frecuencia. Todo lo que se envía vuelve a su origen y ese origen eres Tú

Míralo de este modo: todos sabemos que una torre de transmisión de televisión emite sus señales a través de una frecuencia, que se transforma en imágenes en nuestro televisor. La mayoría de las personas no acabamos de entender cómo funciona, pero sabemos que cada canal tiene una frecuencia y cuando la sintonizamos vemos las imágenes. Elegimos la frecuencia seleccionando un canal y luego recibimos las imágenes que están siendo retransmitidas por el mismo. Si queremos ver otras imágenes, cambiamos de canal y sintonizamos con otra frecuencia.

Eres una torre de transmisión humana y eres más potente que ninguna torre de transmisión que exista sobre la tierra. Eres la torre de transmisión más potente del Universo. Lo que transmites crea tu vida y crea el planeta. La frecuencia que transmites atraviesa ciudades, países e incluso el planeta. Reverbera por todo el Universo.
¡Y estás transmitiendo esa frecuencia con tus pensamientos!

Las imágenes que recibes de la transmisión de tus pensamientos no se proyectan en la pantalla del televisor de tu sala de estar, ¡son las imágenes de tu vida! Tus pensamientos crean la frecuencia, atraen cosas semejantes a esa frecuencia y luego te las devuelven en forma de las imágenes de tu vida. Si quieres cambiar algo, cambia de canal y de frecuencia, cambiando de pensamientos.

«Las vibraciones de las fuerzas mentales son las mejores y por lo tanto las más potentes de la existencia».
Charles Haanel

BOB PROCTOR
Contémplate viviendo en la abundancia y la atraerás hacia ti.
Siempre funciona, para todas las personas.

Si piensas que vives en la abundancia, estás determinando consciente y poderosamente tu vida a través de la ley de la atracción. Es así de fácil. Pero luego nos planteamos la pregunta más evidente: « ¿Por qué no viven todas las personas la vida de sus sueños?»

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá, porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. (Lucas 11: 9-10)
Que Dios te bendiga
ayudaysuperacion@gmail.com
internet@informaticos.com

No hay comentarios: