Busca con Google

martes, 14 de octubre de 2008

.: ATRAE LO BUENO EN VEZ DE LO MALO

.: ATRAE LO BUENO EN VEZ DE LO MALO

JOHN ASSARAF
Éste es el problema. La mayoría de las personas piensan en lo que no quieren y no dejan de preguntarse por qué se manifiesta una y otra vez.

La única razón por la que las personas no tienen lo que quieren es porque piensan más en lo que no quieren que en lo que quieren.
Escucha tus pensamientos y tus palabras. La ley es infalible y no comete errores.
La epidemia de «no quiero» es la peor de las que ha padecido la humanidad y lleva siglos causando estragos. La gente mantiene viva la enfermedad al pensar, hablar, actuar y enfocarte predominantemente en lo que «no quiere». Pero nuestra generación cambiará la historia, porque estamos recibiendo el conocimiento que puede liberarnos de esta epidemia. Empieza por ti y puedes llegar a ser un pionero de esta nueva forma de pensamiento, simplemente pensando y hablando de lo que quieres.

BOB DOYLE
A la ley de la atracción no le importa si tú percibes algo como bueno o como malo, si lo quieres o si no lo quieres. Sólo responde a tus pensamientos. De modo que si estás contemplando tu montaña de deudas y te sientes fatal por ello, ésa será la señal que estarás emitiendo al Universo: «Me siento fatal por todas las deudas que tengo». Te lo estás afirmando a ti mismo. Lo sientes en todos los planos de tu existencia. Por lo tanto, obtendrás más de lo mismo.

La ley de la atracción es una ley de la naturaleza. Es impersonal y no ve cosas buenas o malas. Está recibiendo tus pensamientos y devolviéndotelos en la experiencia de tu vida. La ley de la atracción simplemente te da lo que estás pensando.

LISA NlCHOLS
ESCRITORA Y DEFENSORA DE LA DELEGACIÓN PERSONAL DE PODER

La ley de la atracción es muy obediente. Cuando piensas en lo que quieres te enfocas en ello con toda tu fuerza, en cada momento, te dará exactamente lo que quieres. Cuando te enfocas en las cosas que no quieres ¯«No quiero llegar tarde, no quiero llegar tarde»¯ LA LEY DE LA ATRACCIÓN NO OYE EL «no quiero» Manifiesta lo que estás pensando y lo hará una y otra vez. La ley de la atracción no sabe de «quieros y no quieros». Cuando te enfocas en algo, sea lo que sea, estás provocando que se manifieste.

Cuando centras tus pensamientos en lo que quieres y mantienes ese enfoque, estás invocándolo con la fuerza más poderosa del Universo. La ley de la atracción no computa el «no» ni cualquier otra palabra de negación. Las negaciones que pronuncias las recibe la ley de la atracción:

«No quiero que se me derrame nada sobre esta prenda.»
«Quiero que se me derrame algo sobre esta prenda y quiero
derramar más cosas.»
«No quiero que me corten mal el pelo.»
«Quiero malos cortes de pelo.»
«No quiero que nada me retrase.»
«Quiero retrasos.»
«No quiero que esa persona sea grosera conmigo.»
«Quiero que las personas sean groseras conmigo.»
«No quiero que el restaurante dé a otro cliente nuestra mesa.»
«Quiero que los restaurantes den a otros clientes nuestras
mesas.»
«No quiero que me duelan los pies con estos zapatos.»
«Quiero que me duelan los pies.»
«No puedo hacer todo este trabajo.»
«Quiero más trabajo que no sea capaz de hacer.»
«No quiero tener la gripe.»
«Quiero tener la gripe y más enfermedades.»
«No quiero discutir.»
«Quiero discutir.»
«No me hables de ese modo.»
«Quiero que me hables de ese modo y que también lo hagan otras
personas.»

La ley de la atracción te está dando lo que piensas y punto.

BOB PROCTOR
La ley de la atracción está actuando, tanto si lo crees y lo entiendes como si no.

La ley de la atracción es la ley de la creación. ¡La física cuántica nos dice que el Universo entero ha surgido de un pensamiento! Tú creas tu vida a través de tus pensamientos y de la ley de la atracción, y todos los seres humanos lo hacemos. No es que sólo actúe si la conoces. Siempre ha actuado en tu vida y en la vida de todos los seres humanos a lo largo de la historia. Cuando eres consciente de esta gran ley, eres consciente de tu increíble poder, que te permite llegar a PENSAR tu propia vida para que se manifieste.

LISA NICHOLS
Mientras sigas pensando la ley seguirá actuando. En cualquier momento en que fluyen tus pensamientos la ley de la atracción está actuando. Cuando piensas en el pasado, la ley de la atracción está actuando. Cuando piensas en el presente o en el
futuro, la ley de la atracción está actuando. Es un proceso incesante. No puedes apretar la tecla de «stop». Siempre está actuando mientras haya pensamientos.

Tanto si somos conscientes de ello como si no, pensamos casi todo el tiempo, cuando hablamos o escuchamos a alguien, estamos pensando. Cuando leemos un periódico o vemos la televisión, estamos pensando. Cuando recordamos cosas del pasado, estamos pensando. Cuando consideramos algo sobre nuestro futuro, estamos pensando. Cuando conducimos, pensamos. Cuando nos arreglamos por la mañana, estamos pensando. Para muchas personas el único momento en que no piensan es cuando duermen, sin embargo, las fuerzas de la atracción siguen operando sobre nuestros últimos pensamientos antes de dormirnos. Procura que esos pensamientos antes de dormirte sean buenos.

MICHAEL BERNARD BECKWITH
La creación se produce constantemente. Cada vez que alguien tiene un pensamiento o piensa prolongadamente de una manera, se está produciendo un proceso de creación. Algo se manifestará de esos pensamientos.

Lo que piensas ahora creará tu vida futura. Tú creas tu vida con tus pensamientos. Como siempre estás pensando, siempre estás creando.
Aquello en lo que más piensas es lo que se manifiesta en tu vida.
Al igual que todas las leyes de la naturaleza, esta ley encierra la máxima perfección. Tú te has creado tu vida. ¡Lo que has sembrado es lo que recoges! Tus pensamientos son las semillas y la cosecha dependerá de las semillas que hayas plantado.

Si te quejas, la ley de la atracción te traerá con fuerza más situaciones para que puedas seguir quejándote. Si escuchas a otra persona quejarse y te estás enfocando en su lantento, en ese momento, estarás atrayendo más situaciones a tu vida para que te lamentes.

La ley simplemente está reflejando y devolviéndote justamente aquello en lo que te estás enfocando. Con este poderoso conocimiento puedes cambiar cualquier circunstancia y acontecimiento de tu vida, cambiando tu modo de pensar.

BILL HARRIS
PROFESOR Y FUNDADOR DEL CENTERPOINTE RESEARCH INSTITUTE.

Tenía un alumno que se llamaba Robert, tomaba uno de mis cursos online, gracias al cual tenía acceso a mí por e-mail.

Robert era homosexual. En sus e-mails reflejaba todas las desafortunadas realidades de su vida. En su trabajo, sus compañeros se metían con él. Lo cual le resultaba muy estresante por lo desagradables que eran. En la calle era abordado por homófobos que no le ahorraban insultos. Quería ser humorista y cuando actuaba en algún local le abucheaban por ser gay. Toda su vida estaba marcada por la infelicidad y la desgracia, provocadas principalmente por los constantes ataques que sufría por ser homosexual.

Le enseñé que se estaba enfocando en lo que no quería. Le remití el e-mail que me había enviado: «Vuelve a leerlo. Mira todas las cosas que me dices que no quieres. Puedo asegurarte que estás muy apasionado con todas ellas y cuando te enfocas con pasión en algo, ¡haces que suceda más deprisa!»

Luego empezó a practicar lo de enfocarse en lo que quieres de todo corazón. Lo que sucedió en las siguientes seis u ocho semanas fue un milagro. Todos los compañeros de su oficina que le habían molestado fueron transferidos a otro departamento, abandonaron la empresa o dejaron de meterse con él. Empezó a gustarle su trabajo.
En la calle nadie le molestaba. Simplemente no se tropezaba con ningún homófobo. cuando contaba chistes, le aplaudían a rabiar y ¡dejaron de abuchearle!.

Toda su vida cambio porque en lugar de enfocarse en lo que no quería, en lo que tenía, en lo que quería evitar, empezó a hacerlo en lo que quería.

La vida de Robert cambió porque cambió su forma de pensar. Emitió una frecuencia distinta al Universo, que debe transmitir las imágenes de la nueva frecuencia, por imposible que parezca la situación. Así, los nuevos pensamientos de Robert se convirtieron en su nueva frecuencia y cambiaron las imágenes de toda su vida.

Tu vida está en tus manos. No importa dónde estés ahora ni lo que te haya sucedido, puedes empezar a elegir conscientemente tus pensamientos y a cambiar tu vida. No hay situaciones sin esperanza ¡Todas las circunstancias de tu vida pueden cambiar!

Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad, y se os abrirá, porque todo aquel que pide, recibe; y el que busca, halla; y al que llama, se le abrirá. (Lucas 11: 9-10)
Que Dios te bendiga
ayudaysuperacion@gmail.com
internet@informaticos.com

No hay comentarios: